Tus emociones pueden indicar cuando estás bajo demasiado estrés. Por ejemplo, sentirse irritable o abrumadoramente temeroso pueden ser signos de estrés, así como cambios atípicos de humor.

Gracias por estar aquí! Por favor, comparte nuestro sitio con tus amigos y familia.

El estrés, definido como tensión emocional o tensión mental, es un sentimiento muy común para muchos de nosotros.

Según la Asociación Estadounidense de Psicología (APA), el nivel promedio de estrés de los adultos en Estados Unidos en 2015 fue de 5,1 en una escala del 1 al 10.

Demasiado estrés puede producir síntomas tanto físicos como emocionales.

Veamos algunos de los signos emocionales del estrés y lo que usted puede hacer para reducirlos y controlarlos.

La Asociación Estadounidense de Ansiedad y Depresión (ADAA) define la depresión diagnosticada como una enfermedad en la que un individuo experimenta un estado de ánimo grave y persistente.

Los investigadores han encontrado conexiones entre los altos niveles de estrés y la aparición de la depresión.

Tratamiento

Comuníquese con un profesional de la salud mental.
Tanto la psicoterapia como la medicación pueden ser tratamientos eficaces.
Los grupos de apoyo, las técnicas de atención plena y el ejercicio también pueden ayudar.

  1. Ansiedad

La ansiedad se diferencia de la depresión en que se caracteriza por sentimientos de temor o miedo abrumadores.

Sin embargo, al igual que la depresión, los estudios han sugerido que el estrés puede estar relacionado con la ansiedad y los trastornos de ansiedad.

Comuníquese con un profesional de la salud mental.

Las opciones de tratamiento incluyen psicoterapia y medicación.
También se encuentran disponibles tratamientos alternativos y complementarios.

  1. Irritabilidad

La irritabilidad y la ira pueden convertirse en rasgos comunes en las personas estresadas.

Otro estudio investigó la relación entre la ira, la depresión y los niveles de estrés en los cuidadores. Los investigadores encontraron una asociación entre el estrés crónico relacionado con el cuidado y los niveles de ira.

Tratamiento

Una variedad de estrategias puede ayudar a mantener los niveles de ira bajo control. Las técnicas de relajación, la resolución de problemas y la comunicación son excelentes métodos para ayudar a controlar la ira.
Las técnicas de manejo de la ira pueden ayudar a reducir el estrés en situaciones que normalmente te dejarían frustrado, tenso o enojado.

  1. Bajo deseo sexual

En algunas personas, demasiado estrés puede tener un impacto negativo en el deseo sexual y el deseo de tener intimidad.

Un estudio encontró que los niveles de estrés crónico tenían un impacto negativo en la excitación sexual. La investigación sugirió que tanto los niveles altos de cortisol como una mayor probabilidad de distraerse conducían a niveles más bajos de excitación.

Gran parte de la investigación sobre el estrés y la baja libido involucra a mujeres, pero ciertamente también puede afectar a otras personas. Un estudio en animales mostró que el estrés social durante la adolescencia afectó el apetito sexual de los hámsteres machos durante la edad adulta.

Tratamiento

Reducir el estrés puede ayudar a restaurar el deseo sexual y mejorar la libido.
El cuidado personal, las técnicas de relajación y el ejercicio son algunas formas de aumentar la confianza en uno mismo.
Mejorar la comunicación con una pareja sexual puede mejorar la intimidad y restaurar sentimientos positivos hacia el sexo.

  1. Problemas de memoria y concentración

Si tiene problemas de concentración y memoria, el estrés puede ser parte del problema.

Un estudio encontró que las ratas adolescentes expuestas a estrés agudo experimentaron más problemas de rendimiento de la memoria que sus contrapartes no estresadas.

Tratamiento

Varios cambios en el estilo de vida pueden ayudar a mejorar la memoria.
Mantener una dieta equilibrada y mantener el cuerpo y la mente activos puede mantenerte concentrado.
Evitar actividades como beber y fumar puede ayudar a mantener el cerebro sano.

  1. Comportamiento compulsivo

Desde hace mucho tiempo existe un vínculo entre el estrés y las conductas compulsivas.

Un artículo amplió la idea de que los cambios en el cerebro relacionados con el estrés pueden desempeñar un papel en el desarrollo de la adicción. Según los investigadores, el estrés crónico puede cambiar la naturaleza física del cerebro para promover conductas que crean hábitos y adicciones.

Tratamiento

Los hábitos de vida saludables pueden ayudar a reducir el comportamiento compulsivo. Para conductas compulsivas más graves, puede ser necesaria ayuda profesional.
Si le preocupa el uso de sustancias, el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas tiene recursos para comenzar el camino hacia la recuperación. Estos incluyen recomendaciones de estilo de vida para ayudar a controlar el estrés.

Publicado en www.healthline.com

Tags:

Artículos relacionados

Acciones para conectar con uno mismo y ser más feliz

March 23, 2024

Tres formas de sentirse más feliz mediante acciones pequeñas y concretas Gracias por estar aquí! Por favor, comparte nuestro sitio con tus amigos y familia. Tu sensación de felicidad puede

Riesgos para la salud del aislamiento social y la soledad

May 9, 2024

El aislamiento social y la soledad se han convertido en problemas generalizados en los Estados Unidos y representan una grave amenaza para nuestra salud física y mental. Gracias por estar

Cómo superar el trauma infantil

April 13, 2024

Publicado por Cheryl Kehl / cornercanyonhc.com Gracias por estar aquí! Por favor, comparte nuestro sitio con tus amigos y familia. El trauma infantil es común: más de dos tercios de